Ultimas entradas

Crecimiento personal, transformación, paz, libertad, cambio, pensamiento positivo, felicidad, pensamiento positivo

¿SOY UN IGNORANTE?

Saben que si me preguntaran por cómo me ha ido la vida, dependiendo en el momento, día y hora, la respuesta hubiera sido diferente. Eso entre tantas otras cosas me convierte en un ignorante, ignorante porque realmente no sé cómo me va la vida, hay momentos en los que me siento animado, en los que creo que me voy a comer el mundo, que la vida es maravillosa, un regalo, que todo está bien, que todo pasa por algo, que todo tiene un para que, y todas esas maravillosas frases espirituales que tantas veces he leído y oído. Pero bien hay días donde mi estado de ánimo no es el mismo, y todo empieza a coger un tono gris ceniza, que a medida que alimento con mis pensamientos se torna en un negro oscuro, donde le pierdo totalmente el respeto, y el sentido a la vida, juzgándola, y menospreciándola, pensando que todo me sale mal, que todo me pasa a mí, que tengo muy mala suerte, que no es justo lo que me ocurre, y que además no tiene ningún sentido.
¿Te ha ocurrido alguna vez? Seguro que sabes muy bien de lo que hablo.
Pues bien, ambas respuestas sobre la misma historia, la de mi vida, son falsas.
Nuestra realidad, la gran mayoría de las veces es subjetiva, esto quiere decir que está basada en nuestra forma personal de ver e interpretar lo que nos ocurre, y esta forma de interpretar es la que hace que nos sintamos de una forma u otra. Esto nos convertiría en la gran mayoría de veces en unos ignorantes, porque nos dejamos engañar por nuestra forma de interpretar los sucesos de nuestra vida.
¿Te das cuenta el potencial que se esconde detrás del no saber cómo te ha ido la vida?
El abrirte a la posibilidad de que estés equivocado en la interpretación que has hecho de ella, te libera del cómo te sientes por todo lo que te ha ocurrido, y esto puede cambiar tu vida por completo.
Te das cuenta de que si además comparas tu vida con la de otros que crees que han tenido más éxito que tú, en el ámbito que sea, mayor será tu sufrimiento.
Hoy soy consciente de que la mayoría de las cosas que me cuento no son verdad, y otras tantas cosas que me imagino, añoro, deseo o sueño, tampoco lo son, (solo son posibilidades) lo que sí que sé a ciencia cierta es que esas proyecciones, me desestabilizan, me conducen a la trampa del futuro, y me sacan de mi centro, que es lo único real y existente que tenemos, que “es el presente”. Y si no me gusta mi presente, lo juzgo, lo condeno o lo comparo, con lo que creo que debería ser, “SUFRIRE”, y lo hare porque me estoy creyendo mi percepción subjetiva de la realidad, yo mismo me autoengaño, en base a mi baremo personal de vivir la vida en “Éxito/felicidad” o “fracaso/infelicidad”. Y de nuevo aquí podemos ver que el éxito o el fracaso es subjetivo, personal, para cada persona será distinto, estará basado en su propia escala de valores, moral, país, cultura, religión, etc.
Tu estado emocional, está condicionado por tu forma de pensar, por lo tanto, si dejas de creerte lo que te cuentas, tu estado emocional, no estará ligado a tu forma de interpretar aquello que te ocurre, y te liberaras de tus propias falsas cadenas mentales.
Son muchas las experiencias de mi vida las que me han sacudido fuertemente, y las que me han hecho incluso perderle el sentido a la vida. Pero aparte del dolor tan profundo y la huella que me han dejado cada una de ellas, estas tienen algo más en común, y es que me han transformado completamente.
A día de hoy mi ignorancia me da mucha PAZ.
Comparte este artículo

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sígueme en: