Ultimas entradas

Estrés

¿ES NORMAL VIVIR ESTRESADOS?

Pues aunque el estrés se ha normalizado en nuestra sociedad actual y pensar que alguien pueda vivir sin el sea cosa de locos o de otro mundo.

Pienso que no es normal vivir con estrés constante, además creo que es una de las causas principales y desencadenantes de muchas enfermedades que tenemos a día de hoy.

¿Y realmente que es el estrés? Pues resumiendo mucho el estrés es una respuesta fisiológica de tu cuerpo ante lo que interpreta como la presencia de un peligro, ya sea este real o «imaginario».

Esto incluso podríamos decir que es bueno, porque en momentos puntuales “puede salvarnos la vida”.

Por ejemplo, cuando surge un peligro, o una situación inesperada, un ruido fuerte que te despierta mientras estas durmiendo, el ladrido de un perro mientras caminamos por la montaña, un coche que no habíamos visto al cruzar la calle y que se nos acerca a gran velocidad, algo que se nos va a caer encima, etc, inmediatamente ante estas situaciones responderás de forma automática, dando un gran salto o corriendo como nunca antes lo habías echo, y esto ocurre porque se activa nuestro cerebro más antiguo, el cerebro reptil, donde reside nuestro instinto de supervivencia, y sus áreas primarias se activan a gran velocidad y mandan unas señales de alerta a través del sistema nervioso autónomo a todo nuestro cuerpo, para que este reaccione de forma inmediata y evitar el peligro en milisegundos, preparando al cuerpo para la “lucha o la huida”, las glándulas suprarrenales liberan una gran cantidad de adrenalina y cortisol, el ritmo cardiaco y la respiración se aceleran, la tensión arterial y el nivel de glucosa en sangre se elevan, el flujo sanguíneo se desvía a los miembros generando más tensión y tono muscular, para que estos tengan más energía y fuerza para correr, saltar o atacar.

Bien, todos hemos tenido este tipo de respuestas y reacciones automáticas, que en momentos puntuales nos han salvado de algo, incluso hemos podido escuchar alguna proeza donde en una situación de peligro, alguien era capaz de levantar un coche para sacar a su hijo que quedó atrapado debajo.

Vale genial, pero ¿ qué pasa si el estrés no es agudo, es imaginario y constante?

Nuestra biología está preparada para afrontar estas situaciones de estrés/peligro, si vas a cruzar la calle despistado y un coche viene a toda velocidad y te pita, darás un salto enorme hacia atrás, reaccionaras en milésimas, y te llevaras un susto de muerte, pero en cuanto te calmes unos segundos, y respires tranquilamente todo volverá a la normalidad.

Pero para lo que no está preparada nuestra biología es para sostener el estrés durante mucho tiempo, porque esto supondría un gasto energético demasiado elevado para nosotros, y a la larga nos quedaríamos sin energía y moriríamos.

Algunos síntomas comunes del estrés sostenido en el tiempo son; nerviosismo, agitación, ansiedad, insomnio, irritabilidad, falta de concentración, tensión muscular, tensión arterial, boca seca, poco apetito, malas digestiones, etc.

Y si el estrés no desaparece nuestro sistema inmune, nuestras defensas se debilitarán y seremos más vulnerables a todo tipo de enfermedades. Además, el Cortisol puede llegar a dañar las conexiones neuronales de zonas como el hipocampo, relacionadas directamente con el aprendizaje y la memoria.

El estrés sostenido en el tiempo puede llevarte al agotamiento crónico, a la fibromialgia, tu estado de ánimo se derrumbara poco a poco, la alegría, vitalidad y ganas de vivir disminuyen y las puertas de entrada a la depresión están abiertas de par en par.

Comparte este artículo

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos recientes
Sígueme en: