Ultimas entradas

positivo negativo

¿TE CONSIDERAS UNA PERSONA OPTIMISTA O PESIMISTA?

Puede que ni tan siquiera te hayas parado a pensar en esto, y que jamás te hayas hecho esta pregunta, así que creo que ya es el momento de que te la hagas, pero ¿Por qué? pues porque para poder cambiar y mejorar algo en tu vida primero has de ser consciente de que algo no marcha del todo bien, y para ello has de ser consciente de donde esta tu foco de atención, en que está enfocada tu mente la mayor parte de tu tiempo, como reaccionas ante los diferentes acontecimientos de tu día a día, porque si no te das cuenta de ello seguirás funcionando de manera automática, a piloto automática, quejándote de las cosas, sin hacer nada al respecto para cambiarlas, y no serás consciente de que eres una persona pesimista, negativa, victima, porque has automatizado una forma de pensar y has creado un hábito de pensamiento limitante, que responde con quejas y juicios ante las diferentes situaciones de su vida, por lo tanto, estarás enredado en tu “Rueda de Hámster de pensamientos negativos”,  y ni tan siquiera serás consciente de ello, simplemente seguirás siendo “víctima” de las situaciones y circunstancias de la vida, quejándote y echándole la culpa al mundo de todo lo que te ocurre.

¿Vale y como puedo saber si soy una persona negativa o positiva?

Muy sencillo, “Obsérvate”, ¿ Cómo piensas, cómo te hablas a ti mismo, y como respondes a los demás?
Cuando alguien te pide que hagas algo que no entraba en tus planes, o te dan una mala noticia, o te hacen un comentario sobre algo de ti que no les gusta o creen que no has hecho bien algo o que lo puedes mejorar, como reaccionas; “como me puede pasar a mi esto, ahora que voy a hacer, esto es súper injusto, estoy perdido, no me va a dar tiempo, esto no tiene solución, no hay salida, no puedo hacerlo, no lo conseguiré jamás, no merece la pena ni que lo intente, que asco, estoy aburrido, es siempre lo mismo, todo me pasa a mí, no me sale nada bien, soy así y no pienso cambiar, al que no le guste que no me mire, etc.”

“Seguro que te suenan alguna de estas frases”.

Bueno pues si te suenan ya estarás imaginando hacia donde se inclina tu balanza. Por el contrario si eres de los que se dice; “Bueno no pasa nada, seguro encuentro una solución, esto al igual que todo pasará, seguro que hay una gran lección, algo que aprenderé de todo esto, confío en mí, confío en que todo se resolverá en su debido momento, encontraré la forma de solucionarlo, si no lo consigo por mí mismo pediré ayuda, la próxima vez seguro lo haré mejor, todos los caminos me conducen al éxito, no era consciente de que pensarais esto de mí y que esto os molestaba, voy a intentar mejorar mi comportamiento, intentare que no vuelva a ocurrir, gracias por avisar, etc.”

“Ante una situación X, tu forma de pensar, y de interpretar lo que ocurre va a definir como la vives, y cuanto te afecta”.

Sin darnos cuenta, por el entorno en el que hemos crecido, la educación que hemos recibido, nuestras amistades, nuestras relaciones, nuestras vivencias, nuestro entorno más cercano, la sociedad, y otros factores influyentes como la TV, (tal y como dije en el post anterior) crean una forma muy particular de ver y entender el mundo, y esta forma de ver el mundo hace que ante ciertas situaciones respondamos de forma negativa, pesimista, con quejas, críticas, y juicios, y sin darnos cuenta nuestra mente se ha acostumbrado a enfocarse en los problemas, en vez de enfocarse en las posibles soluciones, y se atasca una y otra vez en un círculo vicioso de negatividad que no le conduce a ningún lugar.

Propuesta; Cuando te veas en una actitud de pesimismo, negatividad, de víctima, de crítica, de juicio, primero; se consciente de ello, segundo; pregúntate si la actitud que estas teniendo en ese momento te ayuda a sentirte mejor, o te proporciona alguna solución, tercero; pregúntate si tú puedes hacer algo mejor por cambiar las cosas, si la respuesta es un si “Hazlo”, si es un no “No te quejes”, cuarto; respira profundo mientras te repites mentalmente alguna de las frases positivas que vimos arriba, veras como tu vibración cambia, si vuelve el pensamiento negativo, de nuevo respira y repítete una frase positiva, hazlo las veces que sean necesarias hasta que te calmes.

“Entrena tu mente, es también un musculo”.

Ahora sabes que te puedes convertir en una persona positiva, de nuevo, “el balón esta en tu tejado”.

Comparte este artículo

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sígueme en: